09 septiembre 2008

privacidad

Siempre he observado si las personas dejan los libros, revistas o periódicos sobre la mesa boca arriba o boca abajo. La inmensa mayoría, lo habrán comprobado, lo hacen boca abajo, como queriendo ocultar algo inconfesable.

Si tengo confianza con la persona en cuestión suelo hacerle una pequeña travesura. Le pido permiso para hojear el libro, revista o periódico y después de una rápida exploración, lo dejo boca arriba. Ahora se trata de ver cuantos minutos tarda en darle la vuelta. Pocas veces tarda más de uno.

Nunca, en cambio, me he atrevido a preguntar a cualquiera de los conocidos con los que tengo más confianza el porqué de esta acción. Hoy, por fin, lo he hecho. La respuesta ha sido inmediata y rotunda: por privacidad. Pero ha añadido un dato contrapuesto. Los de derechas, y más cuanto más extrema sea, airean sus periódicos como banderas al viento.

5 comentarios:

náufrago digital dijo...

Quizá también es para que el libro no se cierre...

Los de derechas no leen periódicos. BLANDEN periódicos

julio pascual dijo...

En público, siempre procuran que no se vea la portada delatora.

Violeta Jiménez dijo...

Yo siempre dejo los libros y periódicos abiertos boca arriba. Debe de ser por aquello de mi puritanismo calvinista. Nunca leo nada que me avergüence que los demás vean ;)

náufrago digital dijo...

;) = guiño

iulius dijo...

Yo también los dejo siempre cerrados y boca arriba para que vean la portada, porque no me importa que sepan que lee ese desconocido que soy yo.