15 noviembre 2008

¡Dios mío qué cruz!

Parece que algo tan sencillo como que en los centros públicos no deben mostrarse símbolos religiosos hay ciudadanos que nunca van a entender. Una sociedad aconfesional no está adscrita a ninguna confesión religiosa y por tanto en todas sus dependencias e instituciones deberá mantenerse una escrupulosa independencia de éstas.

Entran, los contrarios a la retirada de los símbolos religiosos, a enredarse en cuestiones bizantinas entre aconfesional y laico. Si aconfesional ya hemos visto lo que es, laico significa independiente de cualquier organización o confesión religiosa. La diferencia estriba entre no estar adscritos o ser independientes. Bizantinismos a los que siempre fue tan aficionada la jerarquía religiosa.

La razón y la religión pocas veces van de la mano. Culpan a los que han pedido la retirada de los últimos crucifijos de que ya no se podrán celebrar el fin del primer trimestre con la instalación del Belén. El curso escolar está marcado por los cambios de las estaciones, qué más lógico que celebrar estos cambios como siempre hizo la humanidad en occidente. Se han preguntado porqué la Navidad se sitúa en solsticio de invierno y la Semana Santa en el equinocio de primavera. Y dato más curioso, ¿por qué la era cristiana no comienza con el nacimiento de Cristo, sino siete días más tarde?

Aun he podido leer atropellos a la razón más grandes, cómo que según esta disposición judicial también habría que quitar los símbolos religiosos de las iglesias. ¡Pero si es justamente lo contrario! Lo que se pretende, que los símbolos religiosos se encuentren sólo en el ámbito privado de los creyentes y en sus lugares de culto.

Tampoco habría que retirar ninguna obra de arte de tema mitológico (religión grego-romana) o religioso. No se encuentran en los museos, centros oficiales o palacios por su simbología, sino por su valor artístico.

5 comentarios:

Molusco dijo...

Vamos, que la religión no es arte, arte es el cuadro en sí. Pero ¿Es la religión cultura? ¿Tiene sentido esta última pregunta?

náufrago digital dijo...

Jajjajajajja, cuando leía el último párrafo de Ivlius ya me estaba entrado la cosa de huy..., que nos metemos en un fangal. ¿No es acaso la obra de arte religiosa una manifestación de la cultura... religiosa y, por tanto, su valor artístico está en el simbolismo religioso? Todos esos cuadros soporífiros del Prado con una celulítica Eva (del Paraíso) en diversas poses tendría menos valor si se le quita ese contexto bíblico. Pero, bueno, ¿qué el arte? jajjaja.

Sobre los símbolos religiosos en colegios públicos, mire usshte, las leyes no obeceden a cosas del tipo "vale que somos laicos, pero hay gran tradición cristiana en España". Señora, la capillita se la monta Vd. en su casa. Y para crucifijos a tamaño natural se va Vd. a la iglesia que para eso está.

Julio Pascual Ripa dijo...

Querido Náufrago, creo que ya expresé mis ideas sobre las Artes (es necesario usar las mayúsculas, sino podrían tratarse de unas redes para pescar o simplemente una maña o astucia). Un fusilamiento no es una manifestación artística, los fusilamientos del 2 de mayo son una obra maestra de las Artes plásticas.

Las grandes religiones si son Cultura. Me refiero en especial, en occidente, a las basadas en la Mitología Clásica y en las derivadas de la Biblia, judaísmo, cristianismo e islamismo.

Rufufú dijo...

Pues se expresan otra vez y no pasa ná, don Julio. Que poco cuida este bloguer a sus comentaristas..

Molusco dijo...

Gran enlace Rufufú.

Y por cierto. ¿Por qué parece spam pero sin ser el remitente aparentemente una máquina? Quiero decir, ese mensaje parece publicado por una persona de carne y hueso que se ha leido los comentarios. ¿Estamos ante una nueva geneación de spam?

Una explicación quiero!