22 noviembre 2008

etiquetas

En un afán civilizador, el Ayuntamiento de Pamplona ha puesto precio a todo lo que se gasta en reparar los destrozos hechos por los bárbaros. Para ello ha colgado en farolas, bancos, papeleras, árboles unas grandes etiquetas con el importe invertido en arreglar cada uno de estos elementos del mal llamado mobiliario urbano.

Demasiada provocación para los bárbaros. La etiqueta lila (ignoro porqué el publicista ha elegido este color), grande y llamativa es un cebo irresistible para ellos. Ya han aparecido rotas algunas de ellas y otras han desaparecido. Las tendrán como trofeo en su habitación. No dejan de ser un adorno original.

El Ayuntamiento va a reponerlas inmediatamente. De las nuevas etiquetas colgará otra más pequeña con el dinero que se ha gastado en reponerlas.

2 comentarios:

Molusco dijo...

Interesting... Me pregunto si ya tendremos una de esas en la bajera o habrá que esperar al fin de semana siguiente o a que pongan más.

náufrago digital dijo...

Malditos zurriagos (aunque el que esté libre de algún capítulo de vandalismo callejero que tire la primera piedra..).