28 agosto 2007

nuevos tiempos

En la postal del reloj construido con el Meccano habréis podido contemplar la novedad de la incorporación de un vídeo. Por problemas técnicos con los que no quiero aburriros, el vídeo tuve que cargarlo en YouTube y de ahí transferirlo al blog. Todo este ir y venir nos permite descubrir pulsando en el botón menú de la imagen acceder a otros vídeos bajo la etiqueta Meccano, incluido un grupo musical italiano, y ver una impresionante Robinson's Difference Engine hecha siguiendo el modelo de Babagge, algo paro lo que se utilizó mucho el Meccano antes de la aparición de los ordenadores.

El Meccano clásico murió en los 80, pero ha renacido después de unos años de titubeos con un aspecto absolutamente nuevo. Mirad sino el robot que Spyke. Este robot puede ver, oír y hablar. Para ello dispone en su cabeza de un ojo ciclópeo y una luz, donde se encontraría la boca, para iluminar cuanto mira. Si con los micrófonos incorporados y su ojo capta algo que se mueva en su radio de acción va a ver qué es y transmite las imágenes, vía wifi, al ordenador de su amo que lo mostrará en la pantalla o la enviará a la dirección de correo-e que se le haya indicado.

No terminan aquí las posibilidades de este robot. Puede usarse como reproductor de música mp3 y como teléfono VOIP (tipo Skype). Funciona con baterías recargables, pero en aparato tan humano, no hay que preocuparse de recargarlas. Cuando siente hambre de electricidad va hasta su muelle de carga y el mismo toma lo que necesita. Y por supuesto, fiel a su origen Meccano, con las piezas que contiene la caja se pueden montar tres distintos robots.

4 comentarios:

Eduardo dijo...

Lo mejor, esa banda sonora de la productividad, pom, pom, pom. Da ganas de ponerse a hacer cosas en serie...

occam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
occam dijo...

Eduardo tiene razón. El sonido, no puedo llamarlo ruido, de esta máquina, es una auténtica melodía que bien podría usarse como banda sonora de Metrópolis, u otra película futurista de la revolución industrial o en una canción de Pink Floyd.

iulius felix caton dijo...

No os imaginéis nada extraño. El comentario suprimido por el administrador del blog era el comentario de occam que figura a continuación.

Y en mi afán perfecionista quise hacer unamínima corrección ortográfica y borre el comentario.

Menos mal que había copiado el comentario original, que es el que ahora aparece corregido.